Saltar al contenido

Contrato de confidencialidad; Así podemos proteger nuestras ideas

 

Contrato de confidencialidad

El término contrato de confidencialidadno se refiere a un contrato descrito en la ley, sino que se define mayormente como una construcción doctrinal. Hay que añadir que aunque no esté descrito en la ley, este sigue siendo un acuerdo o pacto entre dos partes, por lo tanto se necesita cumplir. Ten en cuenta que es gracias a este que se puede proteger proyectos de alta envergadura.

¿Qué es un contrato de confidencialidad?

La palabra confidencialidad nos dice mucho en todo esto y en términos simples un contrato de confidencialidad es un documento que te permite establecer las condiciones en las cuales vas a proteger cierta información valiosa y relevante para el desarrollo de tu negocio. Dicho de otra manera es un acuerdo entre ambas partes, donde se especifica que no se divulgará ni hará uso no permitido de información privilegiada correspondiente a un proyecto en desarrollo.

¿Quién puede suscribir un contrato de confidencialidad?

Siempre que una persona quiera proteger un secreto que esté relacionado con algún proyecto en pleno desarrollo puede suscribir un contrato de este tipo. Lo normal es que este contrato lo lleven a cabo:

·         Empresas.

·         Empresas y particulares

·         Socios de un proyecto.

·         Entre socios y miembros de su equipo.

·         Entre empresas e inversionistas.

Como podemos ver cualquier persona puede realizar este contrato y al hacerlo ambas partes se están comprometiendo a no dar a conocer información referente a un proyecto que se está llevado a cabo.

¿Por qué hacer este tipo de contrato?

La razón para elaborar un contrato de este tipo es que las partes implicadas se comprometan a no divulgar a terceros la información recibida. Pero además esto no debe hacer uso de ellas en beneficio personal. Básicamente lo que se busca con este contrato es que nadie haga uso de información privilegiada sin antes pagar por ella.

Recordemos que estamos hablando de información “sensible” y que se considera uno de los principales activos de una empresa. Esto quiere decir que la misma debe estar protegida de aquellos que quieran apropiarse de ella.

Contrato de confidencialidad

Dentro de todo esto hay que tener en cuenta algunos detalles y es que debemos saber cuáles son los límites respecto a lo que se hace con la información entregada. Obviamente todo esto es acordado por las partes implicadas, siendo estas las que definen qué es lo que exactamente puede o no puede ser divulgado.

¿Cuándo proponer un acuerdo de confidencialidad?

Siempre que se quiera proteger información confidencial para una persona o empresa, es importante que ambas partes firmen un acuerdo de confidencialidad. Claro está que estos deben firmarse antes de pasar a divulgar la información de carácter confidencial.

Bajo ningún motivo se puede dar a conocer este tipo de información, ya que primero se debe firmar este acuerdo, de lo contrario la otra parte puede negarse a firmarlo. Como resultado de ello, puede terminar revelando todo lo que se haya dicho, es decir, no hay un cerco legal que le impide revelar hechos confidenciales, ya que no hay un acuerdo firmado. Por lo tanto, antes de dar un tipo de información de carácter legal, se debe firmar un contrato o acuerdo de confidencialidad.